Supremo niega a esposa de empleado demandar a patrono

tribunal supremo El Tribunal Supremo de Puerto Rico recientemente se enfrentó a una controversia sobre si la esposa de un empleado que había reclamado bajo la ley de licencia médico familiar podía demandar igualmente al patrono por daños y perjuicios.  Este es el reciente caso de Juan C. Pagán v. Walgreens of San Patricio, 2014 TSPR 20, resuelto el 14 de febrero de 2014.

 Específicamente atendió la siguiente controversia legal:

 Cuando la reclamación de un empleado según el Artículo 1802 no procede porque un estatuto federal, específicamente la FMLA, no lo permite, ¿tiene aun así la esposa de ese empleado una causa de acción por daños emocionales al amparo del Artículo 1802, cuando tal remedio no está disponible para el empleado, según la ley federal?

El Articulo 1802 es la disposición legal que establece que quien “por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Continúe leyendo el artículo. . .

El Sr. Pagán y su esposa, presentaron una demanda contra Walgreens of San Patricio, Inc.(Walgreens),en la Corte de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Puerto Rico(Corte de Distrito) después de que Pagán fuera despedido de su empleo. En su demanda, el matrimonio presentó varias causas de acción, incluyendo represalias al amparo de la Family and Medical Leave Act, 29 U.S.C. sec. 2601-054 (FMLA); despido injustificado, bajo la Ley Núm. 80 de 30 de mayo de 1976, 29 L.P.R.A. secs. 185a-185m, y daños y perjuicios para la señora esposa bajo los Arts. 1802 y 1803 del Código Civil de Puerto Rico, 31 L.P.R.A. secs. 5141-5142.

Durante el proceso, la Corte de Distrito desestimó mediante sentencia sumaria parcial las  causas de acción de los  Arts.1802 y 1803 del Código Civil y los demandantes voluntariamente desistieron de la causa de acción por la Ley Núm. 80. Celebrado el juicio en su fondo un jurado falló a favor del señor Pagán y le concedió $100,000 en daños. No obstante, la Corte de Distrito, redujo la cantidad otorgada a $47,145.00, para igualar la cantidad con los daños mitigados. La Corte de Distrito también denegó la solicitud del demandante de daños líquidos que concede la Sección 2617 (A)(II)(iii) de la FMLA.

El Circuito de Apelaciones confirmó la sentencia de la Corte de Distrito, excepto que se reservó su determinación con relación a si procedía o no la acción de daños y perjuicios por daños emocionales según el Art. 1802 del Código Civil de Puerto Rico,que reclamaba la cónyuge del demandante.

Es en esta etapa que el Circuito utilizando el procedimiento de “Certificación” le solicita al Supremo de Puerto Rico que le conteste el punto de derecho bajo las leyes de Puerto Rico, en síntesis,  si en nuestra jurisdicción es posible que proceda una causa de acción de un familiar por los daños emocionales que provee el Art. 1802 del Código Civil.

El tribunal resolvió que cuando la reclamación de un empleado bajo el Art.1802 del Código Civil no procede porque un estatuto federal, específicamente la FMLA, no lo permite, la esposa de ese empleado tampoco cuenta con una causa de acción por daños emocionales al amparo del mencionado  Art. 1802.

El tribunal se cuestionó el “por qué reconocerle a un cónyuge –o a cualquier familiar-una causa de acción que la ley bajo la cual se reclama el daño, y de cuyo resultado depende, no le permite al obrero directamente afectado.

El Supremo razonó que acceder a lo solicitado sería, por un lado, permitir al amparo de una ley federal una causa de acción que nunca se había permitido en circunstancias similares al amparo de un estatuto laboral local o, en la alternativa, interpretar, contrario a lo resuelto por los tribunales hermanos en la jurisdicción federal -incluyendo el Tribunal Supremo Federal-que la FMLA sí concede daños emocionales al codemandante principal, ampliando por decisión judicial el alcance de una ley federal.

Los jueces Fiol Matta y Hernandez Denton- quienes están próximos a retirarse- estuvieron en desacuerdo.

%d bloggers like this: