Al momento de contratar un empleado en Puerto Rico tenemos que  saber que existen 4 tipos de empleados

  1. Regular– Empleado que es contratado sin un  término fijo de duración o condición particular de trabajo.  Esta es la regla en Puerto Rico salvo que se pacte lo contrario.
  2. Probatorio–  Este será un empleado regular pero que antes se somete a un periodo de prueba.  Cuando apruebe el periodo, se convierte en empleado regular. El periodo de prueba es de 90 días y puede solicitarse una extensión al Secretario del Trabajo.  Para que este contrato sea valido, la empresa que contrata tiene que cumplir con  ciertos requisitos de forma.
  3. Temporero– Es un empleado con una fecha especifica de terminación.  El empleo no es por tiempo indeterminado, si no que se establece previamente las fechas de empleo. La ley permite este tipo de contrato para proyectos particulares o en determinadas circunstancias.  Por ejemplo,  para la época navideña o  para hacer un inventario. Como en el caso del probatorio, para que  sea valido, la empresa que contrata tiene que cumplir con  ciertos requisitos de forma. De incumplirlos, el empleado pasa a ser uno regular.
  4. Contratistas– Aquí me refiero al tipo de persona que es clasificado como un contratista independiente pero que en realidad es un empleado.  Esto pasa frecuentemente.  El verdadero contratista no es empleado.   No importa lo que diga el contrato, la relación verdadera es la que en efecto existe.  La determinación de si una persona es contratista o empleado depende en gran medida del grado de control que ejerce la empresa sobre la persona y/o su trabajo.  Reclutar empleados disfrazados como contratistas conlleva riesgos legales considerables.
%d bloggers like this: