Re-enfoque económico para generar empleos en Puerto Rico

Un estudio reciente comisionado por la Administración de Empresas Pequeñas (SBA) refuerza estudios anteriores de que las pequeñas empresas crean muy pocos empleos.    Su autor, el investigador Spencer L. Tracy presenta unas conclusiones  sobre quienes realmente  generan empleo en la economía.    Con el desempleo rampante en la Isla, este tema debe ser evaluado por el gobierno para implantar posibles cambios en el enfoque de ayuda financiera y soporte a las empresas.

Por muchos años,  se ha predicado la necesidad de fomentar el auto empleo y  la generación de nuevas empresas. También se ha enfatizado  fortalecer las pequeñas  porque según estudios, las pequeñas empresas son las que generan el mayor  empleo  en  la economía.   También se  habla en Puerto Rico  de fortalecer las grandes- las foráneas, pues tradicionalmente fueron las que crearon nuevos trabajos en la Isla.  Al final ninguno de estos enfoques aparenta tener mucha relevancia al momento de generarse empleos en las cantidades necesarias.

Es importante distinguir entre emplear y crear nuevos empleos. Por ejemplo,  las pymes cargan con gran parte de los empleos en Puerto Rico y es importante que el gobierno aporte para mantenerlas saludables.  No obstante, esto no significa que estén creando o vayan a crear nuevos empleos. Lo mismo ocurre con las grandes empresas.  Por ejemplo, un político comentó recientemente que  “Las PYMES deben ser la piedra angular sobre la cual se edifique una política económica . . . . principalmente porque son estas empresas las que mejores empleos producen. . . .”  Los estudios sugieren otro tipo de empresa como la responsable de generar empleos.

En Puerto Rico, las estadísticas guardan correlación con el tipo de empresa que verdaderamente genera empresa.  Estas reflejan una marcada diferencia entre la cantidad de empleos que produce una empresa en expansión versus lo que produce una recién creada.

Por ejemplo, en el 2008  empresas en expansión crearon 142,990 empleos.  Nuevas empresas generaron en el mismo periodo tan solo  36,708 empleos.  En el 2009  las de expansión crearon 130,926 empleos contra  solo 35,089 que generaron las nuevas.  En el 2010 el patrón es similar 135, 473 y 29,044.  Años anteriores guardan proporciones similares. Si me preguntan donde están esos trabajos, cabe señalar que el balance de empleo fue negativo dado que se eliminaron más  de los que se crearon. Con relación al auto-empleo,  no ha crecido el número de personas que trabajan por cuenta propia;  ello pese a los millones  de dólares e innumerables programas y fondos federales y estatales que se han invertido para capacitar a las personas y brindarle cierto apoyo técnico y económico.  Aunque se ha generado toda una industria dirigida a este mercado, los resultados son   decepcionantes.  Estadísticas de la Junta de Planificación reflejan que en julio de 1999 habían 151,000 auto-empleos. Para julio de 2011 la cantidad era menor- 149,000.   Estas cifras fluctúan mes a mes pero no hay un aumento real desde  hace 12 años.

Una de las razones por las cuales las pequeñas empresas no crean nuevos empleos es porque  sus propietarios no lo interesan.  De hecho una gran parte de estas empresas jamas se crearon para crecer. Esta realidad se reflejan consistentemente en investigaciones.

Según un estudio de la Universidad de Chicago que apareció en noviembre 2011 en Businessweek, en el 2007 habían cerca de 6 millones de empresas en los Estados Unidos que tenían nomina. Noventa por ciento de estos negocios empleaban menos de 20 personas.  Estas empresas operan en sectores donde no necesariamente bajan los costos a medida que la empresa crece y sus dueños no tienen, ni tuvieron desde sus inicios planes de crecer; son empresas en las cuales sus fundadores las crearon buscando flexibilidad y un mejor estilo de vida.    En otros casos, particularmente en lugares donde no hay muchas oportunidades de empleo, estas empresas se crean por pura necesidad.

El estudio además analizó una muestra de las compañías creadas entre 2004 y 2008.  Los investigadores  descubrieron que solo el 3%  añadió mas de 10 empleados durante dicho periodo;  y es que simplemente la mayoría se fue a  la quiebra.

Otro dato interesante es que los empleos en las empresas grandes duran más y pagan mejor (un promedio de $11.00 más por hora). El Kelly D. Edmiston’s descubrió que  cada año el 22% de los empleados en compañías menores de 100 empleados renuncian o son despedidos; comparados con solo un 8% para empresas con 2,000 o más empleados.

Detractores de las políticas pro pequeña empresa argumentan que  no se le debe conceder fondos y beneficios contributivos de manera  indiscriminada a la pequeña empresa por que muchas de ellas nunca ha tenido como interés crecer y generar empleos (mas allá del de sus dueños); y que el apoyo a estas empresas que no interesan crecer   le quitan recursos  a empresarios que realmente desean expandir y crear empleos.

Lo que se desprende de estos estudios es que el factor clave para la creación de empleos se encuentran en empresas de alto impacto en su mercado que tienen interés en crecer y actúan para lograrlo.

Empresas de alto impacto son las que tiene un rol desproporcionado en la creación de trabajos.  Estas pueden ser pequeñas medianas o grandes.  Lo que las distingue es que son organizaciones en expansión  cuyas ventas se han duplicado por lo menos durante un período de cuatro años y que tienen un cuantificador de crecimiento del empleo de dos o más durante el mismo período.  Según el investigador, estas empresas son más jóvenes y más productivas que todas las demás empresas y se encuentran en proporciones relativamente iguales en todos los sectores, incluso en declive y los estancados.

Según el estudio del a SBA, hay, en promedio, unas 350.000 empresas de alto impacto en los EE.UU., Ello  representa el 6,3 por ciento de todas las empresas en la economía.  Son empresas que generan todos los puestos de trabajo netos en la economía y su capacidad de creación de empleo es en gran parte inmunes a las expansiones y contracciones del ciclo económico.    De 1994 a 2008, la economía de EE.UU.  perdió cerca de 16,3 millones puestos de trabajo si no hubiera sido por la contribución de las empresas de alto impacto. Durante el período del análisis, estas empresas crearon unos 10,7 millones de puestos de trabajo mientras que todas las demás solo crearon 4.1 millones.  El estudio señala que de no haber sido por estas empresas de alto impacto, la economía de E.U. hubiese perdido 16.3 millones de empleos del 1994 al 2003.

%d bloggers like this: