Pro-sindicalismo de Obama y su impacto en la empresa privada de Puerto Rico

La administración del Presidente Obama está apoyando la agenda de los sindicatos en Estados Unidos.  Un objetivo crítico del movimiento obrero era lograr una mayoría en la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo; evento que ocurrió en Marzo de este año 2010 con el nombramiento de dos abogados por-unión.  Con esta composición se pretende buscar más decisiones favorables para la organización de empleados. Mientras tanto el panorama obrero-patronal en Puerto Rico sigue igual.

El derecho laboral en Puerto Rico se ha transformado de leyes de relaciones laborales a leyes de empleo.  Muchos abogados que trabajan el área laboral no saben que es un unidad apropiada  o como es el proceso de elección. Las cosas han cambiado mucho.  Ahora son leyes de despido,  discriminación,  reservas de empleo, represalias y tribunales.  Antes era campañas, elecciones, prácticas ilícitas, negociaciones, arbitraje y casos en la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo. No creo que  la agenda pro-sindicato del Presidente Obama tenga  algún efecto notable en Puerto Rico; y es que el movimiento obrero no es lo que era antes.

Mi incursión  en el derecho labora fue para el 1989-90.  La mayoría del trabajo legal se enfocaba en defender a empresas que tenían sus empleados representados por un sindicato.  Esto aún ocurre en hoteles, fabricas, hospitales,  construcción.  Eran muchos los empleados organizados  y había mucho taller legal.

Hoy las uniones en el empleo privado se han tornado casi irrelevantes porque su representación es muy limitada. Los sindicatos en Puerto Rico están  dispersos y sin penetración en la empresa privada. Muchos dicen que esto se debe al propio gobierno que legisló tantos beneficios para los empleados que ya las uniones no tenían mucho más que ofrecer a parte de seguridad contra despidos.  Siempre es más difícil despedir a una persona bajo un convenio colectivo.

En 2004, un 2%  de empleados en la empresa privada pertenecían a una unión.   Para 2006 era de 1%.

En total,  el número de empleados públicos y privados en Puerto Rico que están organizados bajo un sindicato es un 10.6% de la fuerza laboral.  El 9.6 pertenece a los empleados públicos estatales.

Con tan pobre representación en Puerto Rico y frente a la escasez de empleo, deben pasar muchos cambios dramáticos para  reversar la tendencia a trabajar sin uniones.

Que es un sindicato: Un sindicato es una organización de trabajadores  unidos para alcanzar objetivos comunes y  mejores condiciones de trabajo. El sindicato, a través de su liderazgo, negocia con el patrono  a  nombre de los miembros del sindicato y negocia contratos de trabajo con los empleadores. Estos contratos se les conoce como convenios colectivos.  La negociación puede incluir aumentos de salarios, licencias, condiciones de trabajo, promociones y despidos entre otros asuntos.  Los acuerdos negociados obligan a los miembros del sindicato y el patrono.

Si es la primera vez que nos visitas, considera entrar tu correo para que recibas notificaciones sobre derecho laboral y los recursos humanos en Puerto Rico:

Delivered by FeedBurner

%d bloggers like this: