Peligra empleo jefe Yahoo! por manipular resumé

Incluir información errónea en un resume puede traer serias complicaciones para un ejecutivo y su empresa.

Un número de accionistas de Yahoo!  piden la renuncia de su principal ejecutivo  Scott Thomson por supuestamente representar  que tenía un bachillerato (B.S.) en informática  y en Contabilidad cuando en realidad solo se había graduado de contable. Las personas que insisten en su separación de empleo alegan que la falsa representación de sus credenciales académicas  socava su credibilidad como  experto en tecnología y  se refleja negativamente en su  carácter como el líder máximo de Yahoo!   Al momento no está claro si el error es inadvertido o si lo cometió la empresa o el ejecutivo.

 También se ha cuestionado la capacidad  de la Junta de Directores y sus controles  al haber permitido que ocurriera esta situación;  no habiendo verificado los antecedentes del Sr. Thomson.   Para colmo, resulta que también existen discrepancias en las credenciales académicas que informa Yahoo! sobre la propia directora del comité de selección de la Junta Patti Hart. Aparentemente se menciona en varios documentos corporativos que ella tiene un bachillerato (licenciatura) en mercadeo y economía pero  su grado es en administración de empresas.

Bajo la ley de Puerto Rico, ¿sería justificado despedir a un ejecutivo por esta discrepancia si se prueba que fue el ejecutivo que incurrió en esta irregularidad?  Depende.  Aunque de primera instancia parecería que sí, la ley no favorece el despido por una primera falta  salvo que  sea una “cuya intensidad de agravio así lo requiera en protección de la buena marcha de una empresa y la seguridad de las personas que allí laboran” .  La mera falta de confianza del patrono no constituye justa causa para el despido y se ha resuelto que es nula una disposición de un reglamento de disciplina de una empresa, que prescribe la sanción de despido por la primera y única falta de un empleado al hacer una declaración falsa o fraudulenta en los formularios de solicitud de empleo o en los récords de la compañía.  Secretario del Trabajo v. I.T.T., 108 D.P.R. 536 (1979).

¿Esta irregularidad (si la hubiese cometido el ejecutivo adrede) es de  tal intensidad que pone en riesgo la buena marcha de la empresa y las personas que allí laboran? Tal vez, si consideramos que “la marcha de la empresa”  es  un concepto que debe analizarse  más allá de la mera operación de día a día.

En este caso la persona involucrada es el jefe de la empresa quien tiene un deber ético y moral con los accionistas.  Estos tienen derecho de exigir  la mayor integridad de Presidente y que no sea puesta en tela de juicio su credibilidad pues afecta el valor de  la empresa y por ende el valor de sus acciones.   Ciertamente hay que proteger los empleos pero no nos podemos olvidar de los dueños de las empresas.  Recuerden que las empresas publicas tienen miles de dueños. Que mejor ejemplo que Enron, donde accionistas perdieron billones de dólares; incluso aquellos que tenían sus fondos de retiro invertidos en dicha empresa.

Otro ejemplo de hace unos años es Veritas Software Corporation.   Sus acciones perdieron el 20% de su valor y su crédito degradado por analistas cuando se descubrió que su presidente no tenía el MBA de Stanford que alegaba. El caso de Ronald Zarella, jefe de Bausch & Lomb tuvo un desenlace distinto.  Aunque igualmente alegó un MBA de la Universidad de Nueva York, la realidad era que solo había iniciado pero no terminado el programa.  Aun así, logró retener su trabajo por un tiempo dado que  la empresa lo consideraba muy valioso.

La ‘buena marcha de la empresa”  implica muchas cosas    La empresa responde a sus accionistas, bonistas, banqueros, empleados,  suplidores y demás partes  con las que hace transacciones comerciales;   incluso la comunidad donde se desenvuelve.  De manera que una acción u omisión puede que no afecte de manera obvia la operación pero puede que afecte otras áreas relacionadas a ella; tal vez más importantes.

 

 

%d bloggers like this: