¿Peligra la credibilidad de la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo?

La credibilidad de la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo (‘NLRB’ o ‘Junta’ por sus siglas en Inglés) está en juego. Recientemente, la NLRB presentó una propuesta para cambiar dramáticamente los procedimientos electorales. Por otro lado, decisiones recientes tienden a demostrar un incremento en el  interés de la Junta por reglamentar asuntos en lugares donde no hay unión.

La Junta tiene jurisdicción exclusiva en EU y Puerto Rico para atender asuntos entre uniones y patronos privados. Entre sus asuntos, la Junta atiende peticiones de empleados y sindicatos para celebrar elecciones de voto secreto y determinar si una mayoría de los empleados desea formar o afiliarse a un sindicato.

Sectores patronales reclaman que la Junta se está parcializando con las grandes uniones en perjuicio del derecho al empleado a seleccionar libremente si desea ser representado o no por una unión. Esta preocupación se ha arraigado dado que la composición de la Junta varió con la administración pro-unión de Obama y ha evidenciado un activismo dirigido a fortalecer el movimiento sindical.

La norma propuesta sustancialmente acorta el tiempo entre la presentación de una petición de elección y la elección misma, limita las controversias que se pueden resolver en una audiencia previa a las elecciones, y da a los patrono un mínimo de cinco días laborales para preparar su posición para ante la NLRB. Loa patronos deberán además producir un padrón electoral preliminar, incluyendo nombres, lugar de trabajo, cambio, y la clasificación, por la apertura de la audiencia previa a las elecciones, y una lista final de votantes en formato electrónico poco después de la programación de la elección, incluyendo números de teléfono de los votantes y las direcciones de correo electrónico cuando esté disponible. Críticos señalan que esto trae problemas relacionados a la privacidad de los empleados.

Patronos alegan que los cambios propuestos restringen indebidamente la capacidad del patrono para comunicarse con sus empleados y obstaculizan el derecho de estos para tomar una decisión informada.

Independientemente de la preferencia que pueda tener la NLRB hacia las uniones, existe un interés intrínseco para revivir la actividad sindical sumida en decadencia por años. Para todo organismo regulador, es importante que tenga mucho taller que justifique su existencia y presupuesto. Mientras más uniones y actividad sindical más relevante será su trabajo.

Curiosamente la Junta ha invocado con más frecuencia la Ley de Relaciones del Trabajo para procesar a empresas sin sindicatos en situaciones donde  se ha disciplinado a empleados por violación a las politicas (como confidencialidad) de la empresa.   NLRB v. Northeastern Land Servs., Ltd., 2011 U.S. App. LEXIS 12678 (1st Cir. 2011); Jackson Hospital Corp. v. NLRB,  La Ley prohíbe a los patronos interferir con los empleados en su derecho a participar en actividades concertadas con el propósito de negociar colectivamente u obtener otros tipos de ayuda o protección mutua, por lo general para modificar los salarios o las condiciones de trabajo.

La Junta siempre ha gozado de la credibilidad de ambos sectores- patronos y uniones.  Esta credibilidad se ha basado en cierto grado de imparcialidad.  En la medida que la Junta demuestre un activismo o preferencia por un sector, su credibilidad como ente imparcial se debilita.

 

%d bloggers like this: