Pequeñas empresas no generan nuevos empleos

20130519_151152Un reciente artículo por E. Acevedo en Noticel el 8 de julio de 2014, reseña el estado de ‘coma’ en que se encuentran las pequeñas y medianas empresas (pyme) en Puerto Rico. Esto basado en unos comentarios que hiciera un legislador ante el resultado de un estudio comisionado por el Centro Unido de Detallistas y efectuado por  Alizabeth Sánchez, profesora de la Escuela de Negocio y Empresarismo de la Universidad del Turabo.  El mismo reveló que la mayoría de los participantes no tienen planes de expandir su negocio y que poco más de la mitad no contratará nuevos empleados. La investigadora del estudio de 413 empresas, especula que eso se debe al clima económico que vive Puerto Rico. (citando a la publicación- “que… tengan miedo a tomar riesgos, o a que en este momento se encuentren apretados económicamente). La realidad puede ser otra.

 Hace varios años (2011) reseñe un estudio comisionado por la SBA que sugería algo insospechado- que las pyme no necesariamente generan nuevos empleos. El resultado del estudio rompe con la visión tradicional de que para generar empleos hay que potenciar a las pyme con incentivos y beneficios. La premisa actual es que la mayoría de los empleadores en Puerto Rico y EEUU son empresas pequeñas (aunque la definición de lo que es ‘pequeño’ varía entre jurisdicciones) y que por lo tanto a esas hay que ayudar al momento de querer generar empleo. Estudios han cuestionando esta premisa.

 El hecho de que las pequeñas empresas cargan con gran parte de los empleos en Puerto Rico no significa que estén creando o vayan a crear nuevos empleos. Los estudios sugieren un tipo de empresa con ciertas características definidas como la responsable de generar empleos.

En otro artículo anterior,  (2010),  reseñe un estudio de Aneel Karnani, profesor de la Universidad de Michigan que sostenía que la gran mayoría de las micro empresas (que son comparables en tamaño a las empresas de Puerto Rico objeto del estudio reciente) están atrapadas en actividades de subsistencia sin probabilidades de lograr una ventaja competitiva.  Estas empresas operan a una escala muy pequeña; pocas veces emplean personas y tienen pocos activos. Con un nivel bajo de destrezas, poco capital y sin economías de escala, la producción es baja y los márgenes también;  estos debido en parte a que los negocios operan en mercados donde es muy fácil entrar; lo cual crea mucha competencia.   Como resultado los negocios no despegan.

Para  que un negocio genere más empleo, tiene que aumentar su actividad económica.  No obstante, hay muchas  empresas pequeñas que  nunca se crearon con ese propósito o no les interesa crecer o aun si quisieran hacerlo, el modelo económico de su negocio no se los permite y les obligaría a realizar cambios sustanciales al mismo. Ejemplos típicos incluyen  oficinas médicas, veterinarias, quiroprácticos, laboratorios, cafeterías, tintorerías, gasolineras, contables, tiendas de regalo, boutiques, dentistas, abogados,  peluquerías, agencias de seguros, corredores de bienes raíces, corredores de seguro, escuelas, etc. En otras ocasiones el negocio es simplemente una extensión del auto-empleo y de personas que no logran conseguir trabajo.  A estos negocios el gobierno los debe apoyar para que  mejoren sus operaciones, sean más rentables y sustentables a largo plazo (algo que el gobierno nunca ha hecho fuera de leyes cosméticas); y aunque esto ayudaría a preservar los empleos,  no necesariamente va a generar más trabajos.

Según los estudios, son las empresas de alto impacto  las que tiene un rol desproporcionado en la creación de trabajos.  Estas pueden ser pequeñas medianas o grandes.  Lo que las distingue es que son organizaciones en expansión  cuyas ventas se han duplicado por lo menos durante un período de cuatro años y que tienen un cuantificador de crecimiento del empleo de dos o más durante el mismo período.  Según el investigador, estas empresas son más jóvenes y más productivas que todas las demás empresas y se encuentran en proporciones relativamente iguales en todos los sectores, incluso aquellos en declive y los estancados.

 El estudio de la Prof. Sánchez apoya la hipótesis de que en la mayoría de las pequeñas empresas  no hay planes de crear nuevos empleos.  Por  lo tanto además de  seguir apoyando las pyme en general, se debe estudiar si en efecto,  son un grupo selectos de empresas- con ciertas características definidas- las que están posicionadas a generar empleos,  que pudieran ser pyme o no; en cuyo caso es a ese sector que se le tiene que dar prioridad. Así se maximizan los recursos limitado que tiene el Gobierno.

Esto no quiere decir que se abandone la imperante necesidad de hacer profundos cambios estructurales para agilizar las leyes y los procesos gubernamentales que entorpecen el sector privado.  Por el contrario, el gobierno tiene que aumentar los esfuerzos para hacer la vida mas fácil al empresario – y en especial al pequeño y mediano que tradicionalmente se ha relegado a un segundo plano- pues de lo contrario se perderán mas empleos; pero en cuanto a la creación de nuevos empleos como política pública,  hay que enfocar más  los incentivos en áreas donde rindan el mayor beneficio.

One thought on “Pequeñas empresas no generan nuevos empleos

  1. Pablo A

    En verdad en estos momentos, pocos esperan invertir en la isla, no hay financiamiento, y no se puede criticar, pues nadie esta seguro en estos tiempos, cualquier negocio en poco tiempo puede fracasar. los costos de luz, hacen muy frecuente los cierres de negocio, mala planificacion para estos tiempos dificiles, y pobre desempeño de los trabajadores. Pobre de mi Puerto Ric o Bello

%d bloggers like this: