Futuros abogados en riesgo

La realidad de la justiciaHa pensado por qué las personas  con más frecuencia  tienen ‘abogados’  y no un abogado?  Es común escuchar a personas con situaciones legales exclamar que ‘sus abogados’ o ‘equipo de abogados’  va  hacer tal y más cual cosa (generalmente pasa en la televisión o radio). En otras ocasiones vemos dos o tres abogados rodeando, siguiendo  o hablando por el cliente. Tengo mi teoría.

Años atrás,  cuando una persona tenía un asunto legal que atender contrataba un abogado.  Hoy es frecuente ver a personas -como si fueran grandes empresas o personas acaudaladas- jactarse de que tienen muchos abogados  bajo contrato.  No es lo mismo decir “mi abogado te va a demandar”  que mis abogados te van a demandar”.

No es que ahora los asuntos legales se han vuelto más complejos y requieran muchos abogados.  No.  Pienso que es un asunto de oferta y demanda.   Hay demasiados abogados y muy poco trabajo.

Las estadísticas del gobierno reflejan que Puerto Rico tiene un total de 3,949 abogados empleados.    Para el 2018 se esperan 4,350 empleos para abogados.  Sin embargo,  solamente entre el  periodo 2008-2012 revalidaron  2,500 nuevos abogados; (506 en 2009 y 557 en 2011). Haga la suma y verá un pronostico  muy apesadumbrado para los futuros letrados.

Continúe leyendo el artículo. . .

Recientemente reseñe el escandaloso problema con los graduados de las 3 facultades de leyes- que  tienen graves problemas encontrando un trabajo regular porque simplemente no hay. Jóvenes se lanzan a estudiar sin aparentemente conocer (o no importarle?) la realidad actual de la profesión.  Las clasificaciones de las escuelas de leyes en Puerto Rico tampoco lucen alentadoras.

Lea el artículo aquí. 

Cada vez hay menos empleos para abogados pero curiosamente va en aumento las solicitudes y/o matricula en las facultades.  Esto es una beneficiosa pero insostenible situación que las escuelas no han manejado sabiamente.   Por lo menos los estudiantes deben saber que las probabilidades de encontrar un empleo luego que se gradúen por el futuro inmediato- son remotas. Me parece que la responsabilidad de comunicar esta situación recae en las escuelas. Ya es conocido de la dificultad del la revalida.  Eso lo saben los estudiantes; y está perfecto que decidan aun así estudiar.  De igual forma el estudiante debe conocer- con datos- las posibilidades reales de trabajo.  Además, sería conveniente que las escuelas desarrollaran dentro de sus programas de enseñanza formal cursos, seminarios, talleres sobre el auto-empleo y el empresarismo; sobre el aspecto económico de la  profesión; sobre como se generan nuevos clientes y se retienen; sobre maneras de hacer relaciones y comenzar desde  temprano a maximizar el potencial como futuro asociado, socio o abogado independiente.

La situación actual es clara.  Si un estudiante  ingresa a una escuela de leyes para aumentar sus posibilidades de buscar empleo, va por la ruta equivocada.  La situación no es única en Puerto Rico; lo que significa que graduados de aquí tendrán dificultades buscando empleo en Estados Unidos; e irán en desventaja pues a veces se piensa que se enseñan leyes distintas, se desconoce de las escuelas o de lo que pasa en la Isla.

Según el American Law Daily, en el 2011 Missisipi tenía 10.43 graduados por cada empleo disponible; le sigue Puerto Rico con 6.78; Michigan, 6.48;  Delaware, 4.20, Nebraska, 4.04, Vermont , 3.50; Massachusetts- 3.27; Indiana , 3.03,  Louisiana, 2.95 y;  Nueva York, 2.92.

 

 

%d bloggers like this: