Reforma Laboral: ¿Fomenta o desalienta el empleo en Puerto Rico?

La Cámara de Comercio de Puerto Rico continua  impulsando cambios a las leyes de empleo en Puerto Rico. La nueva estrategia aparenta  aprovechar la situación económica actual y busca enfocar las enmiendas como la solución para crear empleos; ello   mediante la reducción de  beneficios y derechos.

De acuerdo a la lógica de la Cámara, la aprobación de las nuevas leyes va a causar que de repente las empresas empiecen a reclutar y la gente vengan corriendo a trabajar.  En el reportaje de El Nuevo Día del 8 de mayo de 2011, no pude contener el asombro ante la ausencia de estudios económicos sobre la relación causa-efecto entre los cambios propuestos y la creación de empleo/aumento de participación.

Según el líder de la Cámara de Comercio “Puerto Rico está viviendo una crisis aguda.  Necesitamos crear 600,000 empleos en esta década. Hay que buscar una solución  a los problemas del país y esta medida es una forma de hacerlo”.

La solución de la Cámara  es eliminar beneficios laborales a los empleados. Los cambios permitirían a patronos someter al empleado a un periodo de prueba mucho más largo– de tres meses a  un año.  Así el patrono puede despedir al empleado sin razón alguna  durante más tiempo.  Incluso las nuevas leyes le otorgarían a la empresa maneras adicionales para despedir el empleado incluyendo razones ambiguas como  la ‘competitividad’. El argumento callado aparenta ser que como ahora sería más fácil y menos costoso despedir un empleado pues el patrono estaría más dispuesto a reclutarlo.

Durante su trabajo, el empleado disfrutaría menos días de vacaciones y tiempo para atender una enfermedad. En la época Navideña recibiría menos dinero en su bono. Lo pueden obligar a trabajar diez horas corridas y no pagarle tiempo extra (en realidad con la presión que ejerce el patrono, eso sería lo que probablemente ocurriría).

Además cuando el patrono despida al empleado, se presumirá que lo despidió bien; contrario a como es ahora que cuando el patrono despide y  rompe la relación de trabajo- se presume que fue sin justificación.  También el empleado tendría que fajarse a probar que fue despedido injustificadamente para poder cobrar su indemnización.   Para colmos, en caso que pierda el caso,  la empresa además pagaría mucho menos por despido injustificado.

Indudablemente las enmiendas en nada benefician al empleado y la única forma de vender estos proyectos es ‘mercadeándolos’ como medidas para crear empleos.   Como abogado generalmente he asesorado empresas y ciertamente estos proyectos beneficiarían las firmas.   No obstante, cuando hablamos de afectar toda la fuerza laboral tenemos que tomar una perspectiva más amplia que simplemente disponer de leyes incomodas.

Es esencial evaluar el costo/beneficio.  ¿Que realmente se va a obtener y cuál será el costo?  Nos deberíamos preguntar específicamente -¿Quienes se benefician y se afectan, cuanto y al final que vamos a lograr?

Si la Cámara pretende convencernos de que la llamada reforma va a beneficiar al país,  debe presentar argumentos más allá de suposiciones y anécdotas  desprovistas de estudios económicos.  En las cuatro páginas del reportaje del periódico,  la ‘evidencia’ en apoyo para convencernos de que debemos  eliminar beneficios  son las siguientes:

  • “Todos los negocios necesitan contratar más gente pero no lo hacen porque lo piensan dos veces antes de reclutar debido a los altos costos laborales”
  • “Un empresario está imposibilitado para ofrecerles a sus empleados que trabajen  10 horas diarias- en vez de ocho para que tengan un día libre adicional a la semana porque si lo hace tendría que pagarle dos horas diarias de tiempo extra (o sea que no es asunto de productividad, es simplemente no poder querer ayudar al empleado). “
  • “Necesitamos mirar lo que han hecho en otros lugares para adaptarse a las necesidades de las empresas y de los empleados”
  • “Hay que tener creatividad” para adecuarse a lo que demandan los tiempos modernos…
  • “Puerto Rico necesita crear un ambiente más favorable para que los empresarios creen oportunidades de empleo”
  • “Yo tengo un  restaurante en el estado de Florida que emplea a 12 personas.  Y aunque quisiera no podría ponerlo aquí porque me costaría mucho mas tan solo en costos laborales.
  • “El número  que solicitan   la exoneración [del pago del bono de Navidad] ha ido en aumento hasta sobrepasar las 600 el año pasado”.
  • Aumentar el periodo probatorio “es necesario ya que el patrono asume un riesgo al contratar  un empleado nuevo, porque no sabe cómo se va a desempeñar”.
  • “Un empleado empieza a generarle ganancia a la empresa a partir de los tres años de reclutado.
  • “El pago de la mesada es “oneroso” y sobretodo  porqué el peso de la prueba lo tiene el patrono.  ‘

Como ven no hay ningún dato o fuente independiente  que expliqué como eliminando los beneficios que se pretenden, se aumentará  la llamada ‘competitividad’ de Puerto Rico o se crearán más empleo.

La poca correlación entre las leyes laborales y el desarrollo de la empresa no es un asunto nuevo.  Un estudio  sobre las PYME realizado por investigadores de la Universidad de Puerto Rico  (Vega, Romaguera, 1996)   reflejó que del grupo de más de 300 empresas estudiadas, ninguna mencionó las leyes laborales como un problema en sus negocios.  Según el estudio, el principal factor que impide el desarrollo de la PYME, según la percepción de los propios dueños es la burocracia gubernamental y la falta de apoyo a la pequeña empresa.

Si vamos a pensar en reformas laborales debemos-  más que eliminar beneficios adquiridos –  aprovechar y re-enfocarlos.  Por ejemplo, hay mucho abuso con licencias.  También tenemos considerable reglamentación que pudiera reducirse.  Además es hora de abandonar la visión de confrontación entre clases.  No veamos el lugar de trabajo como una lucha entre  víctimas y  abusadores.  Mejor enfoquemos  la legislación desde el punto de vista de cooperación y responsabilidad compartida. No sería mas fácil empezar a trabajar estas áreas que querer pretender poner a un empleado en probatoria por un año?

Considero que la reforma propuesta más que crear empleos bajaría el nivel de participación.  Los sectores que promueven las enmiendas no  ha establecido una relación entre las enmiendas y un aumento en  la oferta de trabajo o el efecto en la llamada competitividad.  Sobre la falacia de aumentar la competitividad de Puerto Rico, puede leer mi artículo reciente aquí.

Aún si aumentara  la oferta de trabajo, no quiere decir que va a aumentar la demanda. Resulta incongruente pensar que una persona va estar más interesada en trabajar  sabiendo que ahora el trabajo se caracterizará por tener menos beneficios, ser más oneroso e inestable y que cobrar indemnización  por despido injustificado será más difícil y se obtendrá menos dinero.  Ciertamente el que esté pensando dejar su colchón para irse al mercado de empleos lo pensará más.

%d bloggers like this: