En Puerto Rico no vale la pena trabajar por salario mínimo

¿Cuando va el gobierno federal y/o estatal eliminar la cantidad de subsidios para que la gente que puede – trabaje? A septiembre de 2011 la tasa de participación estaba por debajo del 40%.  Esto significa que mas del 60% de la población no trabaja ni tiene planes de hacerlo.   ¿Será por eso es que hay tanta siempre ‘fiestando’ y/o protestando?

Hace poco un cliente me comentó que quería  que su empleado trabajara más horas pero el mismo se rehusaba porque indica que si lo hacía  no podía  ‘colectar’ una serie de beneficios.  Esa misma persona entonces usaba el resto del tiempo para  hacer otros trabajos informales que le pagaban en efectivo y así no tener que declarar los ingresos y seguir cobrando beneficios  como desempleado o persona con escasos recursos.  Esto causaba que el empleado faltara continuamente.

Bajo el sistema actual es muy conveniente para muchas personas no trabajar pues ganan lo mismo sin trabajar.  Por eso es que no podemos reducir más los beneficios a los empleados.  Ir a trabajar tiene que ser más atractivo que quedarse en la casa.

Si usted se fija, en Puerto Rico los gobiernos tradicionalmente han impuesto contribuciones a aquellas personas que tratan de mantenerse por si mismas   para entonces subsidiar los  que no quieren trabajar y prefieren vivir del mantengo;  aquellos que exprimen  los recursos del país sin aportar nada a cambio.

Esto no es un asunto de la administración de turno. Es una situación que la creó y  patrocinó el gobierno de los Estados Unidos como parte del  modelo económico-social del ‘ELA’.   La situación ha evolucionado a tal punto que se ha creado una sub-cultura de desinteresados hacia el trabajo y que más que estar agradecida de ser mantenida o subsidiada, entiende que está en pleno derecho exigir el camino fácil; actitudes que desalientan la responsabilidad propia, fomenta la falta de integridad y degenera la auto-estima.  Esta carga económica se la factura el gobierno al que trabaja; quien recibe poco o nada a cambio.

Note la gran cantidad de recursos que el país invierte en las personas que no trabajan ni aportan a la economía.  Muy poco del presupuesto del gobierno se traduce en servicios que los que trabajamos podemos utilizar.  El gobierno es complice del vago y el jaiba.  Tras que no nos da nada a cambio,  nos quita para darlo al que no produce (y no agradece).  Que mejor ejemplo que las calles.

Uno pensaría que al gobierno le conviene mantener las calles  seguras y libre de hoyos para que los que trabajan y mantienen a los demás puedan ejercer sus funciones sin mayores complicaciones.  No.   Vamos a dejarlas llenas de hoyos pues necesitamos el dinero para los mantenidos.  También transiten a su riesgo pues no proveemos seguridad  contra  los delincuentes; a quien también subsidiamos.  Las reparaciones que las paguen los que trabajan- que tiene dinero.  En mi caso en particular he cambiado mas de 5 gomas, enderezado 4 aros, cambiado 3 amortiguadores y piezas relacionadas;  ahora regreso al mecánico por otro ruido en el tren delantero.

Este problema es económico, clasista  y cultural y no se va a ir si no lo enfrentamos con medidas concretas para que los que se benefician del mantengo despierten del conveniente letargo; cobren responsabilidad, un poco de civismo y aporten a la economía de alguna forma  u otra.

 

One Comment

  1. Muy de acuerdo con tu articulo, Alex, deberias publicarlo en elperiodico

Comments are closed