Empleados que denuncian a sus patronos

soplonSegún un reportaje  en NBC, esos grandes ahorros que las tiendas anuncian en sus especiales puede que no sean tan atractivos como parecen.  Dos vendedores de  JC Penney en Virginia soplaron a los reporteros que en las tiendas que trabajaron,  los especiales eran descuentos sobre precios artificialmente inflados; una táctica vieja utilizada por muchos detallistas.  “De repente el armario de pantalones cortos  de $7 se convirtió en $14 y luego se ofrecía el 50% de descuento”, comentó un empleado.  Otro empleado veía equipos de empleados que pasaban por la tienda aumentando los  precios, sobre todo mayormente duplicando el precio de toallas y ropa. Luego se ponían a la venta y no siempre era el 50% a veces menos.

¿Qué motivó a estos empleados divulgar esta información?  No sabemos a ciencia cierta.  A veces la denuncia surge porque la persona objeta la conducta que está llamada a participar o tal vez para desquitarse.  Independientemente de las razones,   cuando los empleados denuncian y hablan mal públicamente de sus patronos, la empresa termina muchas veces dando explicaciones y no todos eventualmente le creen.

Continúe leyendo el artículo. . .

JC Penney está confrontando problemas financieros.  La cadena explicó que el año pasado habían implantado una estructura de precio bajos todos los días que al final los clientes rechazaron.  Esto afecto las ventas de la tienda y le costó el trabajo al  CEO. La empresa se dio cuenta que los clientes se motivaban más por promociones y preferían recibir descuentos mediante ventas y cupones aplicables en la caja y por lo tanto ellos están regresando al modelo de precios promocionales y eso requería subir  los precios a los niveles anteriores.   … pero me pregunto, ¿están subiendo a los precios anteriores o a un nivel más alto?  Vea el reportaje y video aquí.

Reportajes similares han salido en otros medios y obviamente tienden a desfavorecer la imagen de la cadena.  Es posible que la tienda en la mayoría de los casos solo regresó los precios a los niveles antes del concepto de ‘precios bajos todos los días’; pero ha tenido que rendir cuentas al público y a sus clientes en momentos críticos. Mientras, reporteros que agarraron estas informaciones, hicieron sus propias investigaciones  y generaron noticias negativas adicionales.

Empresas tiene que saber que este tipo de situación es probable que ocurra; particularmente en las cadenas detallistas donde los niveles de compromiso y lealtad (el llamado engagement) de los empleados son los más bajos de todas las industrias; esto es particularmente patente entre empleados que atienden clientes. Dicho de otra manera y sobre simplificando el tema, de todas las industrias, los empleados que menos les importa su patrono son los que trabajan en tiendas al detal.  Esto implica que  será  mucho más difícil para empresas en este sector lograr cambios sin compromiso y lealtad pues se trabaja en un terreno de juego muy inestable.

Los empleados siempre resistirán  cambios internos; máxime si perciben (erróneamente o no) que pueden estar participando o apoyando conducta anti-ética, fraudulenta o perjudicial al público en general.   De manera que cuando una empresa  va a impulsar cambios a gran escala, debe- entre los muchos preparativos y gestiones para que se logren-  orientar/entrenar  adecuadamente los empleados que van a participar no importa en el nivel jerárquico que se encuentren.

Asumiendo que lo que estaba ocurriendo  era que los precios se estaban regresando a niveles anteriores, entonces,  la probabilidad de que se suscitaran denuncias públicas hubiese disminuido si la empresa hubiese explicado a todos, con la mayor claridad y contundencia posible el propósito, necesidad y urgencia de hacer estos cambios   –  ‘”Gente, la estrategia anterior no dio resultados, estamos peor que antes, necesitamos subir los precios nuevamente, incluso un poco más por un tiempo, para recuperarnos y mantenernos competitivos…   las cosas no van bien…aquí están los números reales de la empresa… necesitamos su apoyo ahora para fortalecer la empresa nuevamente… esto es lo que vamos a hacer”, etc.  Los comentarios de los empleados dan la impresión que simplemente vieron o les enviaron a cambiar precios sin darles información adicional.

La mayoría de las empresas en Puerto Rico (pequeñas y medianas) creen que resuelven los problemas de actitud de los empleados con reglas de conducta.  Igual que un código penal no hace las personas más cívicas, los códigos de conducta solo sirven para atender el aspecto legal y la conducta no aceptable; a penas atienden el tema o fomentan la conducta ejemplar o el compromiso. Esto requiere otro tipo de estrategia.

Aun con estas limitaciones,  una  empresas que no tiene estructurado un departamento para atender sus recursos humanos puede considerar crear una política  (y comunicarla ampliamente) para atender e investigar el tema situaciones que pudiesen desencadenar en denuncias públicas.  La misma le requeriría a los empleados que cobren conocimiento de posibles irregularidades dentro de la organización a divulgar dicha información a las personas designadas con una garantía que dicha denuncia sería protegida de represalias.  Como quiera  ya existen varias leyes que protegen a empleados contra represalias por cierta conducta.

One thought on “Empleados que denuncian a sus patronos

  1. Gwen Arleen Arroyo

    Trabajo durante 12 días corridos para un total de 38 horas en la semana. Le indique a la gerente que no iba a tener libre hasta 12 días corridos y me indican que no aplica el séptimo día en la empresa.

%d bloggers like this: