Empleado o contratista: el debate continúa

 contratista empleadoContinuamente se repite la controversia de si una persona trabaja como independiente es un empleado.   Aunque parezca que hay reglas claras sobre este asunto, los tribunales pueden interpretarlas de manera distinta.  Si usted es parte de una controversia sobre empleado vs. contratista independiente y piensa ir (o lo lo llevarán) a los tribunales, sepa que se expone ser el próximo conejillo de india.

Para los dueños de negocios, es esencial determinar de antemano si las personas que proveerán los servicios son empleados o contratistas independientes. Clasificarlos incorrectamente puede acarrear múltiples problemas legales pues -si la relación de contratista no es evidente- aplicará la legislación laboral protectora. Whittenburg v. Col. Ntra. Sra. Del Carmen, 182 D.P.R. 937, 953 (2011).

En algunos casos, la respuesta a esta interrogante es sencilla.  En otros no. Esta dificultad también  la enfrentan los tribunales al momento de decidir.  Los resultados pueden ser contradictorios;  y es que  la determinación de quién es un contratista independiente “no depende de factor aislado alguno, sino que hay que examinar el conjunto de circunstancias en que se desenvuelve la relación laboral”. Fernández v. A.T.P.R., 104 D.P.R. 464, 465 (1975). Les explico.

El conjunto de circunstancias se analiza frente a una serie de factores que se han enumerado en varios casos del Tribunal Supremo; siendo el más reciente Whittemburg. En dicho caso, el Supremo utilizó los siguientes criterios para determinar que un maestro no era un contratista:

  1.  Naturaleza, extensión y grado de control que ejerce el patrono sobre la persona en la ejecución de la obra o trabajo;
  2. Grado de juicio o iniciativa que despliega la persona;
  3. Forma de compensación;
  4. Facultad de emplear y derecho a despedir obreros;
  5. Oportunidad de incurrir en ganancias y el riesgo de pérdidas;
  6. La titularidad del equipo y de las instalaciones físicas provistas por el principal;
  7. Retención de contribuciones;
  8. Si como cuestión de realidad económica la persona que presta el servicio depende de la empresa para la cual trabaja;
  9. Permanencia de la relación del trabajo;
  10. Si los servicios prestados son una parte integral del negocio del principal o se pueden considerar como un negocio separado o independiente por sí mismos.

En Whittemburg, el Tribunal Supremo utiliza el razonamiento del caso Mirtha Hernández v Trans Oceanic Life Insurance (TOLIC), 2000 TSPR 115,  donde había determinado que una agente de seguros ERA empleada.  No obstante,  en un caso reciente ante el Tribunal Apelativo, Guillermo Rosario v. MMM Holdings, KLAN201300834, el Panel decide que un agente de seguros NO es un empleado.  Son dos casos que involucran agentes de seguro pero un tribunal determina una cosa y otro lo contrario; este desenlace puntualiza la dificultad que frecuentemente causan estas definiciones.

En TOLIC,  la demandante fue contratada en el 1985 para trabajar como agente. En el 1986 fue nombrada agente general.  El Tribunal Supremo señaló que a partir de 1988 hubo un cambio sustancial en las relaciones entre las partes, que la colocaron en la categoría de una empleada de TOLIC.  Aparentemente la aseguradora empezó a intervenir cada vez más con el esfuerzo de ventas de la agencia de la agente general. Esto incluyó el adiestramiento a agentes, dictar ciertas pautas de mercadeo y presidir reuniones  mensuales con los agentes.  En el 1990 la agente demandó.

Para el Supremo, este cambio y aumento en la intervención de TOLIC sobre el negocio de la agente fue suficiente para determinar que la agente era empleada Sin embargo, siguiendo su misma línea de análisis, el Supremo igualmente pudo haber decidido que aun con esa intervención, no era suficiente para crear la relación patrono-empleado. El hecho de que la empresa contratante ejerza algún grado de control sobre el trabajo del contratista independiente no significa, de por sí, que exista una relación entre patrono y empleado. Es razonable y esperado que el patrono siempre se reserve cierto grado de control para asegurarse de que los servicios se presten de forma eficiente “y en coordinación con las demás actividades del patrono”. Fernández v. A.T.P.R., 104 D.P.R. 464, 467 (1975).

 Si y yo tengo una compañía de seguro, yo voy a asegurarme que mis agentes tengan todo el entrenamiento y están mercadeando los productos según los parámetros establecidos.  Hacer lo contrario sería una irresponsabilidad de mi parte y pondría el negocio en riesgo.  Igualmente es el caso con requerir cuotas de venta.  Estas se fijan incluso en contratos de franquicia y de distribución.

 Un agente de seguros es “la persona, nombrada por un asegurador para gestionar solicitudes de seguros en su nombre”. Art. 9.010 del Código de Seguros, supra, 26 L.P.R.A. sec. 901. Es decir en el caso TOLIC, a pesar de que la norma es que los contratos entre las aseguradoras y los agentes generales son de contratista independiente (Oliveras, Inc. v. Universal Insurance, 141 D.P.R. 900 (1996); Córdova Simonpietri v. Crown American, 112 D.P.R. 797 (1982)), el Supremo entendió que este caso habían circunstancias distintas que hacían al trabajador un empleado.

 En el caso MMM,  el trabajador  reclamó el pago de salarios alegadamente adeudados. Planteó que en noviembre de 2007, comenzó a prestar servicios para MMM como vendedor de seguros, pero el 12 de febrero de 2008, fue despedido de su empleo.  MMM alegó que el individuo era un contratista independiente de la empresa, y así estaba establecido en el contrato suscrito entre ambas partes. Arguyó que le había cancelado el contrato, debido a que el trabajador  no tenía vigente su licencia de agente de seguros. El Apelativo le dio la razón a la empresa.

 Veamos las similitudes en ambos casos

Tolic- AGENTE ES EMPLEADO

MMM- AGENTE NO ES EMPLEADO

(1) Control

-Agente tenía una oficina independiente de TOLIC y

poseía exclusiva potestad sobre el manejo de la misma

-No podía alterar los términos, las tarifas ni las condiciones de las pólizas de seguros

-Tenía facultad para facultad para reclutar  otros agentes

-Tenía facultad para recomendar la terminación de otros agentes que ella supervisaba.

-No tienen horario preestablecido o requerido ni obligación de reportarse diariamente a su supervisor

-No sujeto a las normas que aplican a empleados

-No recibe instrucciones constantes de los supervisores

-No participan activamente de los seminarios que ofrece la apelada

– incumplimiento con la cuota  mínima no conllevaba mayores consecuencias que no fuera generar ingresos

(ii) Grado de iniciativa/ juicio

– Podía dedicarse a vender artículos que no compitiesen con los de TOLIC.

– Podía dedicarse a vender otros seguros

-Establecía sus propias rutas métodos de venta

(iii) Compensación

-Cobraba exclusivamente a base de comisiones por las ventas y no por horas trabajadas

-Cobraba exclusivamente a base de comisiones por las ventas y no por horas trabajadas

(iv) Facultad de emplear y derecho a despedir;

-La facultad de contratar/despedir empleados que le ayudaran en su venta era de la persona;  no podía contratar o terminar otros agentes.

-La facultad de contratar/despedir empleados que le ayudaran en su venta era de la persona;  no podía contratar o terminar otros agentes.

(v) Oportunidad de beneficio y riesgo

El beneficio y el riesgo de pérdida ambas dependían del volumen de las ventas de su agencia, pues tenía sus gastos operacionales. El beneficio y el riesgo de pérdida ambas dependían del volumen de las ventas pues tenía sus gastos operacionales.

(vi) Propiedad y equipo

Además de que tenía una oficina independiente, ella había sufragado todos los gastos que conllevó el  establecimiento de su oficina.

Tenía su automóvil independiente.

(vii) Retención contribuciones

No se efectuaba descuentos en concepto de contribución sobre ingresos o seguro social. No se efectuaba descuentos en concepto de contribución sobre ingresos o seguro social  (sólo le retenían el 7%)

(viii) Dependencia

Podía dedicarse a vender artículos que no compitiesen con los de TOLIC.

Podía dedicarse a vender otros seguros

no tienen una cuota de ventas mensual establecido por contrato

(ix) Permanencia

El contrato podía terminarse en cualquier momento por cualquier parte

(x) Los servicios prestados son parte integral o negocio separado

Si

Si

Como verán no está tan claro como los tribunales expresan. Si una empresa termina en el tribunal con este tipo de controversia, no hay seguridad alguna de que se determine de una forma u otra.

Para el Internal Revenue Service (IRS) el asunto medular es el grado de control e independencia que se resumen en tres factores:

  1. Comportamiento: ¿Tiene el negocio el control o el derecho de controlar lo que el empleado hace y cómo él/ella desempeña su trabajo?
  2. Control financiero: ¿El pagador controla todos los aspectos comerciales del trabajo del empleado? (esto incluye la manera en que se le paga al empleado, si los gastos son o no son reembolsados, quién provee herramientas/materiales, etcétera).
  3. Tipo de relación: ¿Existen contratos escritos y beneficios del tipo que se ofrecen a los empleados (por ejemplo, planes de pensión, seguros, vacaciones pagadas, etcétera)? ¿Va a continuar esta relación y es el trabajo realizado un aspecto clave del negocio?

El problema con estos criterios es que son fáciles de interpretar de manera distinta. Como bien señalan las guías del IRS,  “es posible que algunos de estos factores señalen que el trabajador es empleado, mientras que otros factores indiquen que el trabajador es contratista independiente. El número de factores en sí no determina si el trabajador es empleado o contratista independiente y esta decisión no depende de un solo factor. Además, algunos de los factores pueden ser relevantes en una situación y no en otra”.

Según el IRS, la clave es observar todos los aspectos de la relación en su totalidad, tener en cuenta el grado del derecho de dirigir y controlar el negocio, y finalmente documentar todo factor utilizado para llegar a esa determinación.

Ahora tengan en consideración que los tribunales en Puerto Rico se dejarán llevar por las normas del Tribunal Supremo, aunque los resultados no sean al final necesariamente consistentes.

 

%d bloggers like this: