Sindicalismo

Becados son empleados de Universidad dice Junta Nacional Relaciones Trabajo

NWUn Director Regional de la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo de Estados Unidos (Junta) emitió una muy controversial decisión sobre estudiantes universitarios con becas atléticas en la Universidad de Northwestern en Illinois De sostenerse la decisión se trastocará el modelo económico actual que opera en las universidades que ofrecen becas atléticas incluyendo en Puerto Rico. La Junta, determinó que atletas becados eran esencialmente ‘empleados’ y sus becas ‘salarios’ para efectos de la Ley de Nacional de Relaciones del Trabajo (NLRA, por sus siglas en Ingles). El caso está en apelación.

La Junta es la agencia federal que desde 1935 poner en vigor a la NLRA. Esta ley gobierna las relaciones entre las empresas, los sindicatos, y trabajadores. La agencia tiene dos funciones principales: 1) llevar a cabo elecciones de voto secreto para determinar si los empleados desean o no desean ser representados por un sindicato; e 2) investigar y dar remedio a prácticas ilícitas que son cometidas por empresas y sindicatos.

En el caso de Northwestern la controversía giraba en cuanto a si bajo la NLRA, los atletas eran considerados como “empleados” de la Universidad. Bajo la NLRA, no todos los empleados tienen derecho a ser representados por un sindicato. Están excluidos por ejemplo aquellos empleados en: el gobierno (en Puerto Rico empleados públicos tienen otras leyes que les aplican), labranza’, servicio doméstico, supervisores, empleado por otras personas que no son considerados patronos bajo la ley.

La Junta decidió que los atletas eran empleados bajo la NLRA. Por lo tanto tenían derecho a decidir mediante voto si querían a una unión para que los representase. La Junta concluyó que la relación entre la gran mayoría de los jugadores de football (85 de un total de 112) y la universidad era principalmente una económica mediante la cual la institución controlaba y dirigía las actividades cotidiana de los atletas, compensándoles con las becas (matricula, libros alojamiento y comida); un valor equivalente a $61,000 por año académico.

La Junta tiene un punto, el programa de football es un negocio que el pasado año fiscal le representó a Northwestern 30 millones en ingresos y una ganancia neta de casi 9 millones. Las personas que mueven el programa (atletas, entrenadores y personal administrativo) son compensados de una forma u otra. La Universidad difiere argumentando que la relación con los atletas es una primordialmente educacional (97% de los jugadores se gradúan); que los individuos no son reclutados para prestar servicios de atletas dado que el criterio inicial se enfoca en determinar si el prospecto reúne los estándares académicos de la Universidad; y en todo caso si fuesen considerados ‘empleados’ serían temporeros sin expectativa de empleo a largo plazo y por lo tanto no tendrían derecho a negociar colectivamente.

La Universidad argumentó si éxito el precedente de Brown University, 342 NLRB 483 (2004). En ese caso los asistentes de profesores de la Universidad de Brown no lograron que la Junta los considerara empleados para propósitos de negociar colectivamente porque la relación con la universidad era principalmente educacional. Según la Unión, el caso Brown se puede distinguir pues a diferencia de los asistentes de profesores, donde enseñar era parte de su programa académico, en Northwestern las funciones atléticas no lo son.

Por su parte los jugadores que impulsan este proceso ven la posibilidad de que a través de la negociación adquieran ciertos beneficios que han adelantado desean obtener- garantía de cubierta para gastos médicos relacionado a los deportes para atletas actuales y pasados; compensación por endosos deportivos, y un fondo general para ayudar a antiguos jugadores terminar sus carreras y aumentar las becas atléticas. Hay atletas que no entienden las implicaciones de traer un sindicato y otros que abiertamente se oponen.

Ya la Junta ordenó que se celebrara el 25 de abril una elección entre los ‘empleados’ elegibles para determinar mediante votación, si deseaban ser representados por una unión; en este caso la College Athlete Players Association (CAPA). Veremos si la apelación prospera o se sigue con el proceso de elecciones.

Esta decisión de considerar atletas universitarios como empleados- si se sostiene en apelación-pudiera tener implicaciones en otras áreas de la Universidad, principalmente en cuanto a otros estudiantes becados no necesariamente por actividades deportivas; y si son considerados empleados para algunas leyes, que pasa con las otras?

Enmienda Ley Despido Afectaría Convenios Colectivos

La legisladora Jennifer González presentó recientemente un proyecto para enmendar la ley 80  (P C1831)  sobre despido injustificado. La enmienda busca devolverles a los árbitros en Puerto Rico  la amplia  facultad que tenían para proveer remedios en  casos de despido bajo  convenios colectivos.

Existen un sinnúmero de empresas privadas que tienen convenios colectivos y cuando surge un despido hay que cumplir con las disposiciones de quejas y agravios del convenio.  Generalmente este asunto  termina en una vista de arbitraje donde la unión y la empresa presentan sus respectivas posiciones ante un árbitro; típicamente del Negociado de Conciliación y Arbitraje del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos de PR.

Al comenzar la vista de arbitraje las partes intentan ponerse de acuerdo en cuanto a ‘qué’ y ‘cómo’  el árbitro atenderá  la controversia (“acuerdo de sumisión”).  Luego que se establece las  facultades decisorias y remediales del árbitro, las partes presentan su caso y el árbitro posteriormente emite una decisión  (“Laudo”).  El  laudo dispone  si el despido es justificado o no; y provee el remedio adecuado. Como regla general, el remedio que dispone un árbitro para un despido injustificado es reponer el trabajador a su empleo más los salarios dejados de devengar.

En el caso Confederación de Organizadores de Puerto Rico v. Servidores Públicos de Puerto Rico, 181 D.P.R. 299 (2011), el Supremo resolvió que si  el convenio colectivo requiere que el laudo sea emitido conforme a derecho, el árbitro tiene que interpretar el concepto justa conforme a la Ley Núm. 80 y de entender que el despido fue sin causa justificada, el único remedio a emitir será ordenar el pago de la mesada correspondiente (y no la reposición) , salvo que las partes pacten lo contrario.

Esta decisión afectó el balance de la relación obrero-patronal pues  la inmensa mayoría de los convenios colectivos contenían cláusulas que requerían que  la emisión de laudos fuera conforme a derecho.  Conforme a derecho significa -en términos generales- que si las partes en una cláusula de arbitraje o en un acuerdo de sumisión pactan que los árbitros resolverán “conforme a derecho”,  “el árbitro viene obligado a seguir  las reglas de derecho y rendir [su decisión]  a tenor con  las doctrinas legales prevalecientes”.  Por consiguiente, “ las decisiones del árbitro [que sean] contrarias a las leyes y normas interpretativas de derecho sustantivo, emitidas por los Tribunales Supremos de Estados Unidos y Puerto Rico en el campo de derecho laboral invalidan jurídicamente” la decisión arbitral.  Confederación de Organizadores de Puerto Rico  citando a  J.R.T. v. Vigilantes, 125 D.P.R. 581 (1990).

 El proyecto de ley además incluye una disposición mediante la cual obligaría al árbitro imponer el pago de la mesada cuando la reposición no incluya el pago de salarios dejado de devengar.

 En casos de empleados cobijados por convenios colectivos, independientemente de que el convenio provea o no que el laudo emitido por un árbitro deba emitirse conforme a derecho y conforme la prueba presentada, el árbitro retendrá la facultad para emitir el  remedio de restitución, así como el pago de salario retroactivo y de beneficios marginales  dejados de devengar.  En aquellos casos en que el árbitro, como parte de su remedio,  ordene la restitución en el empleo sin el pago retroactivo de salarios y beneficios marginales, deberá ordenar además, el pago  de la compensación por despido injustificado  que proveen los incisos (a) y (b) de este Artículo.

 

 

 

Actividades concertadas: Lo que todo patrono y empleado debe saber

 protestaUn gran número de patronos desconocen que aunque no exista un sindicato/unión, su lugar de trabajo está reglamentado por la Ley Nacional de Relaciones del Trabajo (National Labor Relations Act; NLRA).  Muchos conocen que esta ley  garantiza el derecho de los empleados a organizarse y  negociar colectivamente con sus patronos.  No todos saben que la ley también protege a empleados que participen en actividades concertadas (o que deseen no participar) con el propósito de brindarse ayuda o protección mutua; y esta área del derecho frecuentemente trae a las empresas problemas insospechados.

Continúe leyendo el artículo. . .

Read More

Union no puede requerir despido de ejecutivo en negociacion colectiva

En un caso reciente, la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo ( NLRB)  determinó que  un sindicato incurrió en una práctica ilícita del trabajo y violó la Ley Nacional de Relaciones Laborales, cuando condicionó el otorgamiento de concesiones en la negociación colectiva con el despido  de un  ejecutivo y miembro del equipo negociador del patrono; en este caso el director de recursos humanos. Council 30, United Catering, Cafeteria and Vending Workers,  caso  núm.  7-CB-083076 de 4 de abril de 2013.

La NLRB resolvió que no procedía requerir el despido de empleados para. . . . Read More

Invalidado el cartel de Junta Nacional de Relaciones del Trabajo

jgmentEl Tribunal de Apelaciones para el Distrito de Columbia invalidó el requisito de la  Junta Nacional de Relaciones del Trabajo que le imponía a las organizaciones el deber de notificarle a sus empleados mediante carteles, sus derechos bajo la ley federal de relaciones del trabajo (“NLRA”, por sus siglas en Inglés). Nat’l Assn of Mfrs v. NLRB, Case No. 12-5068 (D.C. Cir., May 7 2013). Estos derechos incluyen a llevar a cabo acciones concertadas entre los empleados  para mejorar sus condiciones de trabajo y a la negociacion colectiva.

La regla de la Junta convertía en una practica ilícita del trabajo el no colocar dicho cartel pero con esta decisión los patronos ya no tiene la obligación de colocar estos avisos.

 

Nuevo reporte de Junta Nacional Relaciones del Trabajo provee guias sobre medios sociales

Un nuevo reporte de la  Junta Nacional de Relaciones del Trabajo  emitido el 30 de mayo de 2012  clarifica  más aun lo referente a políticas  sobre medios sociales (social media) y los derechos de los trabajadores bajo la  Ley Nacional de Relaciones del Trabajo;  la principal  ley federal que gobierna las relaciones laborales entre las empresas, los sindicatos, y trabajadores.

Las disposiciones  sobre comunicaciones en las redes sociales violan la ley cuando  interfieren con los derechos de los trabajadores para discutir salarios y condiciones laborales con compañeros de trabajo. Este ultimo reporte es beneficioso para patronos dado que provee guías concretas y útiles  que facilitarán el proceso de redactar o revisar este tipo de política.

 

Frenan Junta Nacional Relaciones del Trabajo

Los cambios recientes a los procesos de elecciones sindicales que aprobó la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo se vieron frustrados por una decisión reciente de un tribunal federal de Washingto D.C.  La decisión adversa  impide que los sindicatos puedan aprovechar las nuevas reglas promulgadas por la Junta que hacían más rápido y probable que estos pudieran organizar los empleados en una empresa.  Lea más aquí.