Nueve razones por las cuales sus empleados se irán

tarde

Gran parte de los empleados están desmotivados en su trabajo y hay muchas explicaciones para ello.  También hay muchos empleados en problemas.  La pregunta que me hago es-  ¿que pasó? En algún momento el empleado era competente.  Por algo lo contrataron.

Cuando hay dificultades con un empleado, las organizaciones tienden a buscar  faltas en la persona (actitud, capacidad) pero pienso que la responsabilidad inicial la tiene la empresa, quien fue la parte que  cualificó, seleccionó, adiestró y supervisó  al empleado que hoy resulta no dar el grado. De manera que antes de señalar al empleado, la organización debe hacerse unas preguntas críticas:

  • ¿Reclutó a la persona correcta para el trabajo particular?
  • ¿La capacitó adecuadamente?
  • ¿La  supervisó efectivamente?
  • ¿Es el lugar de trabajo agradable- motiva al empleado ir a trabajar? (a propósito la paga- por lo general- no es motivación suficiente).

Si contestó sí a todas las anteriores entonces es probablemente que el empleado tenga un problema de actitud y no hay mucho que pueda hacer. La realidad es que esto raramente es la situación, en alguna parte de la cadena de deberes, la organización no proveyó ese ingrediente crítico desencadenando una situación que llevó al empleado a desconectarse de su patrono.

Quizá la empresa piense que hay mucho trabajo que atender para estar de niñero o motivando a los empleados (quien usted pensará deberían venir ya motivados). No obstante,  no se trata de analizar quien tiene la culpa sino de identificar la solución presente o futura para  que la relación de empleo sea más efectiva y dure más.  Identificar esta  ecuación  le ahorrara dinero y dolores de cabeza.

A continuación algunos asuntos que la empresa puede manejar para lograr una mejor relación laboral con sus empleados.  Pienso que tiene que ver mucho con desarrollar un sentido de pertenencia y compromiso. Pregúntese que tanto usted  cumple con estos criterios.

  •  Tiene un proceso para reclutar la persona correcta para el puesto correcto.  Muchos patronos no le dedican suficiente tiempo al momento de reclutar y traen las personas equivocadas. Luego pasan por un proceso tortuoso  de realización, resignación y separación que irrumpe la operación y conlleva gastos innecesarios.
  • Tiene claro para cada empleado que se espera- su rol, sus responsabilidades más importantes  y a quien le reportará.
  • Provee al empleado las herramientas adecuadas para hacer su trabajo efectivamente.
  • Provee al empleado el entrenamiento necesario para poder hacer su trabajo.
  • Le da espacio a cada empleado para opinar y sugerir.
  • Sus supervisores – de forma genuina- se preocupan por los empleados (en su carácter personal). Somos humanos y tenemos situaciones. El supervisor es el eslabón entre la organización y el empleado. Es importante saber que nuestro jefe tiene algún sentido de bienestar para con nosotros.
  • Sus supervisores regular y consistentemente le dan  retro -alimentación y/o reconocimiento  al empleado en cuanto a la efectividad de su trabajo.
  • Se asegura que el empleado le vea valor y utilidad a su trabajo y como aporta a las metas del negocio.  Todos queremos saber que lo que hacemos tiene alguna relevancia.
  • Usted y sus supervisores cumplen su  palabra.  Hace muchos años un antiguo jefe me prometió un aumento de  $1,000 mensuales y luego  no cumplió.  Demás está decir que la credibilidad de mi jefe y mi compromiso con la empresa se afectó considerablemente. Eventualmente me fui.