Cartas de patrono provocan demanda difamacion

jgmentHace unos meses el Tribunal Apelativo falló en contra de la empresa  Suiza Dairy al revocar una sentencia del Tribunal de Instancia en la cual había desestimado una reclamación por difamación y libelo presentada un grupo de empleados despedidos.  Esto a raíz de  ciertas cartas que la empresa había publicado. Manuel Silva Soto, Et Als, v. Suiza Dairy, Inc. , KLAN201300783 del 30 agosto 2013.  Este caso-independientemente del desenlace final- nos muestra la ventaja ser prudente y cauteloso cuando se va a escribir información que tendrá repercusiones sobre un trabajador. Como dice el viejo refrán, más vale precaver que tener que lamentar.

En Puerto Rico un trabajador contratado por tiempo indeterminado que es despedido sin justa causa solamente tiene derecho al remedio exclusivo que provee la Ley Núm. 80 a menos que en el proceso de despedir a la persona, la empresa incurra en conducta intencional (independiente al despido) que le cause daño. Rivera v. Security Nat. Life Ins. Co., 106 D.P.R. 517 (1977).

Cabe repasar lo resuelto en Porto v. Bentley, 132 D.P.R. 331 (1992). En este caso, la empresa le entregó al trabajador una carta de despido  en la cual indicaba que se le despedía por haber violado la Regla 2 de Conducta de la Compañía, la cual sancionaba el  “apropiarse ilegalmente de la propiedad de la compañía o de otro empleado.  El empleado demandó a la empresa alegando que había sufrido daños por las imputaciones falsas, calumniosas y libelosas que le había hecho el patrono en la carta con  motivo de su despido.

La carta se la había entregado su jefe en una reunión durante el cual se discutió el contenido  de la misma en la presencia de otro miembro de la corporación- el gerente de Recursos Humanos.  En esa ocasión el Tribunal Supremo de Puerto Rico resolvió que no hubo “publicación” de la carta de  despido pero, aun de haberla habido, la misma estaba condicionalmente privilegiada.

El tribunal razonó que para el buen funcionamiento de la empresa, existe, un interés legítimo de poder comunicar libremente a aquellas personas con derecho a conocer o a estar informadas las razones del despido de un empleado (libre flujo de información dentro de la empresa). El jefe del demandante  tenía el deber de disciplinar a sus empleados y poner en vigor las normas de conducta de la empresa. Él era la persona con interés en la comunicación y la  persona adecuada para llevar a cabo el despido y explicarle las razones del mismo al  demandante. Igualmente y como parte inherente de sus funciones era legítimo que el  contenido de la carta llegara a conocimiento de la administradora de recursos humanos.

En resumen en el ámbito de las comunicaciones internas, las empresas tienen una “inmunidad condicional o restringida” y la divulgación de la información entre un grupo de personas dentro del ámbito de las “comunicaciones intra-corporativas” está protegida como privilegiada, aunque su difusión sea difamatoria y sujeta a reclamación.

Continúe leyendo el artículo. . .

 En el caso de Suiza Dairy, estaban en tela de juicio tres cartas. El Tribunal de Instancia determinó que estas, dirigidas a todos sus vendedores, sirvieron para informar a éstos sobre las irregularidades encontradas en una auditoría y reiterándole a su vez que éstos deberían adherirse a las políticas y reglas de la Compañía recordando que esas irregularidades no serían toleradas. … los memorandos no hacían referencia alguna de empleados en particular; eran genéricos y dirigidos a la plantilla completa de vendedores de la demandada.

El Tribuna concluyó que la empresa había demostrado que razonablemente tenía un interés común, compartido o mutuo con los vendedores de San Juan para proteger el buen funcionamiento de la empresa y que se cumplieran con las normas, políticas y seguridad de las mismas; que los asuntos comunicados estuvieron razonablemente dirigidos al salvaguardar y adelantar estos intereses y todos los vendedores tenían el derecho a saber dicha información.

Resolvió además que las cartas habían sido circulados bajo la potestad que tiene un patrono por velar por el cumplimiento de sus normas, política y seguridad de su empresa; consecuencia directa de la necesidad que tiene la demandada en proteger sus intereses legítimos de negocio, financieros y de propiedad. Como tal, las expresiones publicadas en dichos memorandos estaban cobijadas por el privilegio de inmunidad condicional que gozaba todo patrono, el cual es necesario para promover el libre flujo de información entre éste y sus empleados

 El Apelativo no estuvo de acuerdo  y resolvió entre otras cosas que: la doctrina de  inmunidad condicional no se incluía “memorandos como los de este caso, es decir, comunicados a toda una clase dentro del personal de la empresa que no tiene funciones de supervisión o control del personal.    Como se puede observar, la doctrina invocada no confiere una inmunidad absoluta a un patrono para diseminar información sobre sus empleados. Se considera apropiado que se divulguen “comunicaciones del ‘patrono’ a gerentes o supervisores de un empleado despedido” o “comunicaciones entre supervisores y empleados de personal”, pero no comunicaciones a todo el personal de una empresa. El Apelativo cuestionó además que:

 Si Suiza Dairy no tiene a mano una evidencia, producto o no de una auditoría, que demostrara que los despidos de los empleados demandantes se justificaban por razón de que ellos se hubiesen apropiado de inventario de la empresa, . . . “si no hay prueba de la misma”, quedaría establecido que la comunicación en cuestión excedió el ámbito del privilegio y, además, fue altamente negligente. Según la primera comunicación dirigida a todas y todos los vendedores de Suiza Dairy, la empresa afirma que “es de su conocimiento” que “en las últimas semanas nos hemos confrontado con irregularidades cometidas por ciertos vendedores, en las que se han tenido que tomar medidas disciplinarias.” Para proteger los intereses legítimos de la compañía no era necesario indicarle a toda la plantilla de vendedores que la causa para el despido de sus compañeros fuera que estos hubieran incurrido en apropiación ilegal. Si el propósito de la empresa era que otros empleados cumplieran las normas institucionales, para que la comunicación fuera privilegiada, Suiza debió tener a mano la prueba de lo que le imputaba a esos empleados. Mientras no se presente esa prueba, no es posible reconocerle a Suiza Dairy el privilegio de comunicar a todos los vendedores que los empleados despedidos —los cuales ellos conocían según uno de los memorandos—, le hubiesen robado a la compañía.

A continuación puede leer las cartas que motivaron la reclamación.

 

Comunicación 1 Fecha: 16 febrero 2010 A: Carta a todos los vendedores área de San Juan De: Presidenta Asunto:  Irregularidades en procesos de venta bajo investigación

 A través de nuestros sistemas de controles internos, hemos detectado varias irregularidades en los procesos de ventas de ciertos vendedores. En el último mes hemos investigado transacciones específicas que reflejan violaciones graves a nuestras políticas e inclusive en algunos casos. Apropiaciones ilegales de nuestros productos. Las investigaciones realizadas han culminado en despido inmediato y estamos en proceso de presentar la correspondiente querella ante las autoridades de justicia.

Es lamentable encontrar empleados que han laborado con la Compañía por muchos años y que abusan de su autoridad o privilegios manchando la reputación de nuestros empleados y afectando los resultados de nuestro trabajo. Las reglas de conducta y las políticas de la Compañía establecen claramente los procesos que debemos cumplir en cada área de nuestro trabajo. Más aún, nuestra ética de trabajo está basada en principios de honradez, honestidad y rechaza este tipo de comportamiento. Continuaremos con el proceso de investigación y tomaremos todas las acciones necesarias para limpiar nuestro equipo de Ventas de este tipo de irregularidad. No toleraremos situaciones que estén en violación a los procesos establecidos y cualquier irregularidad que encontremos será llevada hasta las últimas consecuencias. Te exhorto a que si puedes ofrecer información que nos ayude a clarificar cualquier situación, lo informes a tu Supervisor o al personal de Recursos Humanos.

  Comunicación 2

 Fecha: 16 febrero 2010

A: Vendedores área San Juan

De: Director Recursos Humanos

Asunto: Vendedores que han sido disciplinados

 Como es de su conocimiento, en las últimas semanas nos hemos confrontado con irregularidades cometidas por ciertos vendedores, en las que se han tenido que tomar medidas disciplinarias, en ocasiones han resultado en terminación de empleo de algunos de nuestros empleados.

Las políticas de la Compañía no permiten que una persona que haya sido despedida de la Empresa entre a los predios de la misma, ni que tampoco utilice equipo y vehículos de la propiedad de Suiza Dairy. Es por tanto, que a ningún vendedor se le permitirá que utilice a una persona despedida de Suiza Dairy o Garrido y Compañía como su ayudante, ni que éste tenga ningún tipo de contacto con nuestros vehículos, productos o clientes. Su Supervisor se encargará de verificar que esto no esté sucediendo y se tomarán acciones disciplinarias al que no cumpla con esta directriz. Quedo a su disposición para cualquier duda que tenga con respecto a este tema. Espero que en el futuro no tengamos situaciones como éstas.

 

 Comunicación 3

Fecha: 30 de marzo de 2010

A: Vendedores área San Juan

De: Presidenta

Asunto: Investigación irregularidades en proceso de venta

  El 30 de marzo de 2010 Marrero envió una segunda comunicación a los vendedores del área de San Juan. El asunto de esta carta circular fue “Investigación irregularidades en proceso de venta”. El texto de la comunicación es el siguiente:

Como es de su conocimiento, la Compañía continúa con el proceso de investigación que comenzó a principios del pasado mes de febrero y nos hemos visto en la obligación de separar de sus empleos a aquellos vendedores que se ha comprobado incurrieron en transacciones específicas de ventas que violentan las políticas de la Compañía y que inclusive constituyen una apropiación ilegal a nuestro inventario. Esta investigación habrá de continuar hasta asegurarnos que todas aquellas personas que puedan haber estado involucradas en este tipo de conducta, serán identificadas y se tomen las medidas pertinentes de conformidad con las circunstancias de cada caso particular. Me reiteró en que es lamentable encontrar empleados que han laborado con la Compañía por muchos años y que abusan de su autoridad y privilegios. Manchando la reputación de nuestros empleados y afectando los resultados de nuestro trabajo. Las reglas de conducta y las políticas de la Compañía establecen claramente los procesos que debemos cumplir en cada área de nuestro trabajo. Más aún, nuestra ética de trabajo está basada en principios de honradez, honestidad y rechaza este tipo de comportamiento. No toleraremos situaciones que estén en violación a los procesos establecidos y cualquier irregularidad que encontremos será llevada hasta las últimas consecuencias. Te exhorto a que si tienes alguna duda te comuniques con tu Supervisor, Gerente o Personal de Recursos Humanos.

%d bloggers like this: