Licencia enfermedad podria modificarse

costos saludLa licencia por enfermedad es para cuando las personas están enfermas, convaleciendo o visitando un médico. En la práctica se mal utiliza para otros propósitos como descanso, gestiones personales y familiares, viajes y tiempo de ocio. La propia ley – como pasa con muchas otras leyes laborales en Puerto Rico- permite el abuso con lenguaje laxo que no impone penalidades al abusador. Aun así las organizaciones emplean diversos mecanismos para manejar esta situación. Estos van de proveer incentivos hasta sanciones disciplinarias. Ahora un legislador pretende minimizar estas herramientas con un proyecto ya aprobado en el senado (PS407). De convertirse en ley, se estará fomentando la indisciplina e ‘ineficiencia’ en el trabajo y se protegerá al irresponsable que recarga a los compañeros con frecuentes ausencias. Aparte de todo, el absentismo cuesta dinero a la organización,  al gobierno  y afecta la productividad que impulsa nuestra economía.

Desconozco si existe un estudio sobre el absentismo en el trabajo.  Sabemos que poca gente trabaja, pero de esos, ¿cuantos se ausentan? Por ejemplo España  tiene un promedio  de 11,6 días “perdidos” por trabajador y año.  En Estados Unidos es 4.9.  Esto,  según un estudio reseñado en el portal  <abc.es>  en el cual se sugiere que mientras más generosas son las licencias, más son las ausencias.  Dado que Puerto Rico tiene 12 días de enfermedad, pues es de esperarse que las estadísticas se asemejen a las de España.  La diferencia es que en España el gobierno está dispuesto a endurecer el control del absentismo laboral  y en Puerto Rico el énfasis es ablandarlo.

Actualmente, “el disfrute de la licencia por enfermedad no excusa del cumplimiento con aquellas normas de conducta, válidamente establecidas por el patrono como lo son las de asistencia, puntualidad, certificaciones médicas si la ausencia excede de dos (2) días laborables e informes periódicos sobre la continuación de la enfermedad”. Ley 180-1998.  El nuevo proyecto plantea que disfrutar una licencia y permitir sanciones por su abuso es una contradicción.

Según la exposición de motivos del PS 407, “resulta contradictorio el que la misma ley concede al trabajador el derecho a disfrutar de una licencia por enfermedad, pero, por otro lado, permita al patrono penalizarlo por ejercer el mismo”.  Este comentario revela una vez más la profunda ignorancia de los legisladores en los temas del manejo de los recursos humanos y su renuencia a orientarse con peritos en el campo.

El nuevo proyecto en nada aporta a resolver el problema.  Por el contrario lo exacerba. Así, el mismo dispone que – ningún patrono, supervisor o representante de éstos, podrá utilizar, como parte del procedimiento administrativo de su empresa o como política de la misma, las ausencias por enfermedad que sean debidamente documentadas, como criterio de eficiencia de los empleados en el proceso de evaluación de éstos.

¿Quien no conoce o conoció de algún empleado propenso a ‘enfermarse’ cada cierto tiempo o los viernes o lunes o antes y después de un fin de semana largo? ¿Quien no ha escuchado de médicos que venden certificados (algunos cuyo costo depende del número de días de la excusa médica)? ¿Que tal la filosofía de usar los días de enfermedad simplemente porque ‘si no los pierdo’? No olvidemos de aquellos empleados que están más tiempo reportados al Fondo que trabajando; y los ven por ahí como si nada. Estas son las circunstancias que típicamente llevan  las organizaciones  a tomar acción.

El proyecto está mal pensado y peor redactado. De aprobarse, la ley dirá mucho y logrará poco.  Me imagino que ese es el propósito ultimo- mucha demagogia para las gradas.