Atendiendo la justicia lenta de los tribunales

Personas que buscan asesoria juridica me preguntan por qué tardan tanto los casos en los tribunales de Puerto Rico. La orientación laboral que les brindo se resume a una frase-   falta de eficiencia. A pesar de todas las leyes de Puerto Rico, Los componentes que administran la justicia son ineficientes.  Para brindar mas oportunidades a los litigantes tenemos que aumentar la eficiencia, tecnologia e innovación de la administración legal y esto incluye cambios de actitud de jueces, personal  de administración y abogados.

Hay casos donde no solo el juez se demora en atender las mociones si no que además todo el sistema de soporte administrativo es lento y cuando el abogado contrario tiene como estrategia retrasar los procesos, pues figúrese usted cuándo habrá justicia.

Veamos un  típico escenario.   La parte contraria tiene por regla 30 días para contestar un interrogatorio pero espera hasta el último día para pedir una prórroga de 30 días adicionales y la solicita pidiéndole al juez que sea a partir de la fecha en que la secretaría le notifique su aprobación.

Pasan 10 días desde que se radicó la moción en secretaria hasta que finalmente el juez la examina.  Al cabo de varios días la resuelve y  devuelve su decisión con el expediente a secretaria, quien la notifica varios días más tarde por correo. En total, el trámite de la moción toma un mes;  desde que se presenta en secretaría hasta que el tribunal la resuelve y secretaría la notifica a los abogados. Es de ahí que comienza a transcurrir la prórroga de 30 días que ha pedido el abogado. De manera que un término que debería no pasar de 30 días termina siendo de 90 días o más. Tenemos un sistema muy lento.

Otra situación que ocurre a menudo en la administración de la justicia es que los jueces no señalan la fecha del juicio sino hasta que se celebra la conferencia con antelación a juicio.  El resultado es que a veces pasan  8 meses esperando para una fecha en la cual  celebrar el juicio y cuando se acerca la fecha de repente una de las partes tiene un problema y no se puede celebrar el juicio.  Luego en lo que las partes y el tribunal identifican una fecha hábil, pasan otros 8 meses más.

En el tribunal federal las cosas operan muy distinto.  Por ejemplo,  el juez separa todas las fechas al inicio del litigio.  Ya todos saben en qué fecha se va a celebrar qué y se le advierte a las partes que no habrá suspensiones. Además, el juez  resuelve y notifica  las mociones -a veces el mismo día -que se presentan y por internet pues no se radican papeles como en la estatal.   Igualmente no se permite la vieja táctica de solicitar prorrogas contadas a partir de notificaciones.  En su moción el abogado tiene que especificar la fecha en que vence la prorroga que solicita.  Si una parte incumple algún termino, no existen ‘hay benditos’ y se tiene que atener a las consecuencias.  Finalmente y muy importante,  la parte perdedora frecuentemente tiene que pagarle los  honorarios de abogados a la otra; esto rara vez ocurre en la estatal.

Si queremos acelerar la justicia en Puerto Rico, solo tenemos que empezar  emular las cosas buenas que hace el tribunal federal.

¿Me pregunto cual ha sido la experiencia de ustedes con los tribunales?

%d bloggers like this: