AAA pone en riesgo taller de empleo

Hace varios días un amigo que opera en Puerto Rico dos tiendas al detal me comentó que pensaba vender su negocio porque ya no valía la pena el esfuerzo. Acababa de recibir su factura de agua y no podía creer el aumento.  La frustración es enorme. Por un lado las ventas siguen bajando y el gobierno continúa asfixiando la operación requiriendo además una patente nacional, el prepago del IVU, aumento de energía, etc.  Mi amigo no está solo. Un gran número de pequeños y medianos comerciantes están diciendo “no más” a  un gobierno despiadado y depredador. De ese negocio particular dependen 7 empleados y varios contratistas.

La factura de agua fue de $ 1,140.00; para un negocio que tiene dos baños  (dos lavamanos y dos sanitarios).  Resulta que la nueva reglamentación impone un aumento al comercio donde se mide un cargo nuevo por el tamaño del contador/tubería. El de mi amigo era de 2″ y la tarifa fija que correspondía era de $771.00 mínimo más el consumo regular (que también había sido aumentado vertiginosamente) de $311.94; esto para un negocio que solo utiliza baños para sus empleados  y ni siquiera emplea mangueras para regar la jardinería. Imagínense las demás empresas.

Simplemente,  los ciudadanos y los comercios subsidiamos  un gobierno extra-agrandado que además de ser ineficiente, inútil y sordo es aplastante.  Sus signos vitales los mantienen un grupo de servidores públicos dedicados pero cuyos esfuerzos son continuamente amenazados interna y externamente por  vagos,  oportunistas y raqueteros.

En típico movida del gobierno,  están ahora celebrando vistas públicas para darle “participacion a la ciudadania”  a pesar de que implantaron los aumentos desde julio.

propuesta revision tarifaria

One thought on “AAA pone en riesgo taller de empleo

  1. Hector

    La palabras despiadado y depredador son las mejores que he oido y que describen perfectamente a este gobierno enemigo del comerciente puertorriqueno. Nunca en la historia se habia cometido tanto abuso, injusticia y atropello contra la clase que desea progresar. Ser exitoso o desear serlo es pecado capital en Puerto Rico.

%d bloggers like this: